Regurgitación en bebés

regurgitación en bebés

¿Sabes lo que es la regurgitación en bebés?.

Como padre, puede ser duro ver que tu hijo experimente un malestar y no saber, ni qué hacer, ni a qué es debido.

Una de las causas más comunes es la regurgitación, que se produce siempre después de comer.

Cuando un bebé vomita, puede ser alarmante para los padres.

El motivo puede ser algo tan simple como una incomodidad estomacal o simples gases acumulados.

Sin embargo, si el bebé sigue vomitando y no gana peso, puede haber causas más graves, como el reflujo o la alergia a las proteínas de la leche, que requieren atención médica

Esta entrada del blog hablará de lo que es ésta condición y de lo que debe hacer si su bebé la experimenta.

bebé vomita después de comer

Nos ponemos manos a la obra a darle de comer al peque (depués de lloros incensantes hasta que le hemos metido la tetina en la boca)…

Y un poco después de comer, vemos que empieza a vomitar casi todo lo que ha tragado.

¿Cómo es posible, después de todo?.

Vamos a verlo detenidamente para que no os asustéis y sepáis qué hacer exactamente al respecto.

Lo primero, deciros que es normal en los bebés sanos.

Comenzará ésta «triste andadura» desde el mismo nacimiento hasta los 3 meses de vida de vuestro retoño.

En ésta larga temporada, una vez comienzan a tragar la leche, el contenido casi completo de su pequeño estómago vuelve al esófago.

Por eso es conocido como reflujo gastroesofágico o reflujo ácido infantil.

Todos tenemos un músculo entre el esófago y el estómago (el esfínter esofágico).

Que es el que tiene como función el abrir el paso para dejar pasar la comida y cerrarlo para que no vuelva por donde entró.

Pero, como todo en los bebitos, no está del todo maduro y puede ser que «se le escape algo» y suba para arriba, por un lado.

Lo habitual es porque es debido a que ha tomado demasiado alimento y físicamente no le cabe la leche en el estómago.

diferencias entre vómitos y regurgitaciones

Diferencias entre vómitos y regurgitaciones

Si no conoces, es fácil confundir entre vómitos y regurgitaciones en los bebés.

En las regurgitaciones el fenómeno aparece espontáneamente hacia fuera de la boca del bebé.

Muchas veces tras una salida de gases, pero ni le molesta ni le duele.

Por el contrario, el vómito es distinto, dado que la expulsión del líquido no es igual que en la regurgitación (en cuanto veas uno y otro lo sabrás perfectamente sin atisbo de duda).

Con el vómito hay llantina seguro y con la regurgitación nunca.

Además, el vómito es la expulsión vigorosa de todo, o de gran parte del contenido estomacal, es fuerte.

Y, en la regurgitación sale despacio, sin molestia alguna, casi sin ganas.

Si ves que tu bebé vomita varias veces, entonces sin dudarlo llévalo al pediatra para que lo valore.

evitar regurgitación bebés

¿Podemos evitar la regurgitación en bebés?

Sí, por supuesto o, por lo menos, minimizar el número de ellas.

Toma nota de lo que puedes hacer para evitarlas:

  1. Nunca le tumbes si no ha expulsado bien todos los gases, aunque te cueste un par de intentos y más tiempo invertido, es mejor.
    Dormirá mejor, no se despertará y no habrá sustos ni dusgustos, todo son ventajas!.
  2. Evitar darle de comer tumbado.
    Ya sea del pecho o del biberón, siempre que esté sentado, así favorecerás el que tome la cantidad adecuada.
    Mantener esta posición una media hora ayudará a que comience a digerirlo y evitaremos regurgitaciones en el bebé.
  3. Evitar todo lo posible jugar después de comer, que se excite, moverle o zarandearle.
    Todo movimiento, por lento que sea, hace que su contenido estomacal se mueva mucho, le produzca burbujas de aire y haga que ocupe más espacio.

    métodos para no regurgitar bebé

  4. Darle de comer lo justo, no intentar darle más de lo necesario porque lo echará segurísimo.
    En ocasiones es preferible dárselo en dos veces que una gran toma única.
  5. Sacarle bien los gases te asegura pocos problemas: Aunque requiera más tiempo, los gases estomacales no le benefician sino todo lo contrario.
    Si tienes la paciencia de sacárselos todos y bien, es difícil que regurgite una vez haya terminado de comer.
  6. Acuéstale cabeza arriba:
    Después de un rato que haya comido (nunca nada más terminar de sacarle los aires), es momento de dormir.
    Pero siempre cabeza arriba para eludir que regurgite la leche.
    Y también para evitar la muerte súbita del lactante.
  7. En ocasiones la alimentación materna (en el caso que le des el pecho) le puede afectar a la alimentación al bebé.
    Porque no digiera bien lo que tú comes, problemas con lácteos o intolerancias varias.
    Consulta con el pediatra si te ocurre.
  8. Darle de comer en un ambiente tranquilo, sosegado, sin presión ni prisas es ideal para fomentar una buena alimentación.
  9. No hay que esperar demasiado a la hora de dar de comer al bebé.
    Está comprobado que si el bebé está desesperado por comer, comerá con mucha ansiedad, tragará más aire y él mismo se provocará las regurgitaciones.
bebé vomita comida

¿Cuando regurgitar puede llegar a ser un problema?

Ya hemos visto que el proceso de regurgitar en bebés es algo normal y que, al deberse a un problema de inmadurez infantil, acabará pasando sin más.

Pero, ¿qué pasa cuando va más allá y acaba siendo un problema?.

Vamos a ver los motivos por los que deberías acudir al pediatra si notas en tu bebé algo de todo ésto:

  1. Hace menos pis que antes.
    Lo notarás porque al cabo del día habrás gastado muchos menos pañales que anteriormente.
  2. Vomita con mucha fuerza y casi en cualquier momento.
    No necesariamente después de comer o de echarle los gases fuera.
  3. Tiene sangre en las cacas o de un color muy muy oscuro y se ve sangre.
  4. Vemos que vomita un líquido muy amarillento o verdoso. Puede indicar algún tipo de fallo interno. Acudir a un profesional.
  5. Rehúsa la comida continuamente. Es raro que un bebé no quiera comer. Pero, en ciertas ocasiones si está malito no querrá alimentarse.
    Llevarle a que le hagan un chequeo es lo conveniente.
  6. Notamos que no respira tranquilamente, le cuesta inspirar mucho. Es algo forzado
  7. Le notamos irritable, molesto, llora por cualquier cosa, no quiere nada y está muy raro.
    Y él no es así.

En cualquier caso, vosotros como padres sabéis si le bebé está malito o no y deberéis actuar en consecuencia (acudir al médido o a urgencias pediátricas).

Ahora que ya habéis visto que la regurgitación en bebés es algo por lo que todos (o la mayoría) van a pasar…

Os ofrecemos que echéis un vistazo a nuestra tienda online de regalos para bebés y premamás.

Título
Regurgitación en bebés
Nombre
Regurgitación en bebés
Descripción
Regurgitación en bebés, qué es y cómo tratarla. Es normal que los niños las tengan, te enseñamos cómo evitarla sin más preocupaciones
Autor
Redactor
Cositas Chulas
Logotipo
Guía para padres primerizos Porteo, ¿sabes lo que es?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *