Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para mejorar la experiencia y poder así presentarte lo que realmente buscas o quieres. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso..  Política de cookies aceptar

Bebés prematuros

Los bebés prematuros

¿Bebé prematuro?. Un bebé prematuro su definición: se define como un recién nacido que no ha llegado a término de la gestación (que se supone en la especia humana que es de 40 semanas), esto es, antes de la semana 37, también definidos como un tipo de bebés, llamados bebés pretérmino.

Los bebés prematuros normalmente ocurren por una situación espontánea, o bien por contracciones uterinas precoces o bien es una cesárea programada por razones médicas habitualmente.

Desde el momento que nacen los bebés se clasifican en función de las semanas de gestación en las que han estado en el seno materno.

Si naciera entre la semana 37 y la 42 sería un bebé a término, y, por lo tanto, estaría dentro de esta clasificación idónea para nacer.

Si fuera un bebé que ha nacido después de esta semana 42, sería un bebé postmaduro.

Hace ya bastante tiempo, si un bebé nacía antes de tiempo, corría riesgo de morir, puesto que no había tantos avances en medicina materno infantil como existen hoy día, clínicas y centros públicos y privados especializados en atender a estos bebés tan chiquitines y necesitados de todo tipo de atenciones médicas.

Como detalle, hasta con 28 semanas, hay bebés prematuros que salen adelante sin complicaciones, el 75% de ellos sobreviven, que no es poco.

Incluso se han dado casos en España de bebés con 23 semanas que han sobrevivido sin problemas posteriores de madurez.

Antes un bebe prematuro era aquel que tenía, al menos 2,500 kg para considerarlo prematuro.

Hoy día se les considera un bebé con bajo peso de nacimiento.

La prematuridad como el crecimiento intrauterino retrasado se corresponden a mayor mortalidad neonatales.

Derechos de los bebés prematuros, interesante lectura que os recomendamos, dada la necesidad tan especial que tienen estos pequeñines.

Cabe destacar un detalle en cuanto a nacimiento prematuro de bebés en el caso de embarazos múltiples, los cuales son un gran número de casos por problemas de embarazo, falta de espacio maternal que alojar a tantos bebés, edad de la madre o algún tipo de problema de placenta y otros.

El gran problema de los bebés prematuros estriba en que no están formados completamente, algunos órganos todavía no se han formado completamente y deben, una vez salen a la luz, tener algún tipo de ayuda suplementaria, por ejemplo, para respirar.

Lo habitual es que un bebé neonato prematuro sea tratado e internado en una unidad especial, como es un una unidad de cuidados intensivos neonatales, bien por falta de peso, que aquí cogerán o por tamaño o problemas de algún otro tipo (pulmones, corazón, etc).

Las posibilidades de tener un embarazo múltiple y, por tanto traer varios bebés al mundo ha aumentado significativamente en los últimos años.

Gracias a los nuevos avances en la reproducción asistida, y a que te suelen implantar varios embriones a la vez (para facilitar quedarte embarazada y por el alto coste de dichos tratamientos), lo que redunda en un mayor porcentaje de bebés mellizos en el mundo (que no gemelos, aunque con estos tratamientos también hay una incidencia de aumento de embarazos gemelares).

bebes prematurosprematuros bebesprematurosdefinicion de prematuro

Cuidados de los bebés prematuros

Los bebés prematuros, como hemos visto, no están totalmente formados o maduros y requieren de un centro especial que se haga cargo de sus cuidados médicos a todos los niveles:

- limpieza e higiene,

- alimentación,

- control del neonato de constantes vitales, etc.

Unos prematuros requieren de ventilación forzada (o asistida) durante un tiempo porque sus pulmones no están perfectamente maduros o totalmente formados y sosn además susceptibles de coger enfermedades, por lo que se les administran antibióticos intravenosos (por vía) o por vía umbilical central (ya que tienen el cordón umbilical todavía reciente, es una buena vía para administrar todo tipo de fármacos directamente en sangre y mucho más fácil que coger una vía al bebé con las venitas tan pequeñas que tiene).

Además se le añaden como máquinas imprescindibles:

- una cama con calefactor independiente y humedad constínua,

- en una especia de cajón de plástico especialmente diseñado para que no tenga pérdidas de calor y éste sea constante (la incubadora).

- un monitor cardio-respiratorio,

- un oxímetro para controlar la cantidad de oxígeno en sangre y, si fuera preciso además

- un tubo para alimentarlo directamente al estómago (nasogástrico).

Si bebé prematuro ha pasado de entre 32 semanas o más en el seno materno, es muy habitual que no sea capaz de alimentarse del pecho materno ni tan siquiera tomar biberón (porque no tiene fuerza para succionar, está muy débil), por lo que con una sonda nasogástrica (un tubo que le irá de la nariz al estómago directamente del bebé), se consigue que podamos alimentarlo, pero durante un corto espacio de tiempo.

Una vez el bebé haya madurado o cogido fuerzas, será la madre (si es posible) le dará el pecho e incluso, si se ha podido ir sacando la leche del pecho, será la que le vaya dando su propia leche (que es la mejor para un bebé prematuro).

Ya que, sobre todo la primera, llamada calostro, tiene toda una serie de propiedades nutricionales, inmunológicas y demás que son las ideales para un bebé prematuro, le ayudamos así a sobrevivir a nuestro recién nacido pretérmino.

Por término general ningún bebé neonato prematuro se le dará el alta antes de que hubiera cumplido si gestación en la unidad de cuidados intensivos de bebés prematuros.

Esto quiere decir que si un bebé ha nacido, por ejemplo, con 26 semanas de gestación, estará casi tres meses en esta unidad especial, cogiendo peso y talla hasta que cumplan las 40 semanas habituales de embarazo.

Es decir, el resto del embarazo que le quedaba lo cumplirá en dicha uci neonatal.

Características de los bebés prematuros

Las características principales de los bebés prematuros son:

Muy bajo peso al nacer, con menos de 2,5 kilos

La piel es casi transparente, pudiendo ver incluso las venas

Llanto débil o casi inaudible

Piel brillante, lisa completamente

Temperatura corporal mu baja o baja

Muy débil succión y deglución

Frecuencia cardíaca muy rápida

Tienen una pelusilla en todo el cuerpo

Los cartílagos son muy blandos y tremendamente flexibles (oreja por ejemplo)

Señales de un parto de bebés prematuros

Existen varias señales inequívocas que indicarían un parto prematuro y, por lo tanto un bebé pretérmino, como son:

Que la madre embarazada tenga 4 o más contracciones en una hora, a contar antes de la semana 37 de gestación

Que hubiera pérdida de algún tipo de líquido amniótico por la vagina, bien por una ruptura de la bolsa que protege al bebé, una amniocentesis mal practicada, un disgusto, golpe o traumatismo sufrido por la madre y/o el bebé (una caída de la madre, por ejemplo).

Mucha presión en la pelvis de la madre, sensación de peso o que el bebé esté ya con la cabeza en el canal del parto pueden ser síntomas de que se avecina (pero no siempre) el parto del bebé prematuro pretérmino.

Dolor abdominal o calambres como de menstruación

Dolor en la espalda o en bajo vientre de la madre

Algún tipo de sangrado vaginal en algún momento de la gestación es suficiente como para ir corriendo a urgencias a valorar el estado de la madre y del bebé.

neonato prematurocuidados del bebe prematurocaracteristicas del prematuropeso del bebe prematuro

La prematuridad de los bebés pretérmino

Cuando hablamos de prematuridad de bebés hablamos de un bebé que no llega a nacer antes de la semana 40 ó 42, como hemos visto anteriormente.

Es entonces cuando hay que ofrecer todos los cuidados necesarios al bebé recién nacido, proceder a una exhaustiva evaluación con test, chequeos para valorar al prematuro en qué condiciones de salud se encuentra, de madurez y demás parámetros necesarios para ofrecerles el mejor cuidado que sea necesario al recién nacido.

Así, dependiendo del nivel de inmadurez del bebé después del nacimiento, es habitual que no pueda respirar por sí solo, por lo que requerirá una cepap, asistencia a la respiración hasta que sea capaz de haerlo por sí mismo.

Edad gestacional antes del nacimiento de bebés pretérmino

La edad del bebé siempre se toma como punto de referencia desde la última menstruación de la madre, este método es el más fiable y usado cuando los ciclos de 28 días de la regla de la madre son más o menos regulares.

Por otro lado también se usan tanto la ecografía como el ultrasonido para, por ejemplo, medir al bebé dentro del seno materno y ver así, por una serie de tablas y medidas (de la cabeza, el fémur y otras) la edad gestacional media del bebé.

Por otro lado, si fuera necesario por motivos médicos, se podría realizar una amniocentesis (una punción o pinchazo a través de la pared abdominal de la mamá embarazada) para tomar una muestra de líquido amniótico (el líquido sobre el que el bebé esta sumergido) y así poder valorar muchos otros parámetros, como son: madurez pulmonar, posibles problemas de cromosomas o genéticos antes incluso de llegar al parto del bebé.

Los bebés prematuros y el contacto con la piel

Si hace algunos años los padres de bebés neonatos prematuros y neonatólogos pudieran ver el futuro, que es hoy día y soñaran con un sitio ideal con una temperatura constante para sus bebes pretérmino, una humedad constante, luces con poca intensidad todo el día (se les tapa de hecho con una manta la mayor parte del día para mantener las condiciones idóneas de estancia de los bebés en la incubadora).

Se controla el ruido para que sea el mínimo y no molestar así la estancia de estos pequeñines, se mantuvieran a los bebés en su incubadora como un nicho (se les hace una especie de cuna - nido con mantas y gasas para que estén lo más cómodos posibles), dirían que es imposible.

Hoy día es una realidad y, como nosotros, padres de 2 niñas prematuras, pudimos en su día comprobarlo vivamente día a día el avance increíble y las ganas de vivir.

La labor que hacen estos profesionales en increíble, se preocupan de ellos casi mejor que si fueran suyos, les dan todo tipo de atenciones (médicas y personales), te enseñan a hacer el cangurito, que para mí, como padre es una de las mejores experiencias que he tenido.

De hecho, me pidieron que si me ofrecía para un estudio sobre eso mismo: hacer el cangurito con mis hijas durante el tiempo que estuvieran en la incubadora porque sabían los nonatólogos que la incidencia de la maduración de estos pequeños era directamente proporcional a la cantidad y calidad de veces que estuvieran los bebés prematuros en contacto piel con piel con su papá o mamá.

Por supuesto lo hice, de buen agrado y se trata de desnudarte el torso y colocar al bebé encima tuyo, colocando su oreja cerca de tu corazón durante, al menos 2 ó 3 horas.

Si te pones cómodo es una de las mejores experiencias que puedes tener, ver como una cosa tan pequeñita (una de mis nenas no llegó a pesar más de un kilo, la otra 1.2 kgs) se acurrucaba y buscaba el latido del corazón de su papá.

Una vez que lo encontraba ahí se quedaba, haciendo una serie de ruiditos de satisfacción como diciendo: aquí estoy en la gloria, no me apartes de aquí papá porque mejor que aquí no estoy, por mucho que en la incubadora esté calentita, contigo estoy mejor).

Ya han pasado unos años desde entonces, seguimos visitando cada año la unidad de cuidados intensivos neonatológicos de Madrid a las profesionales que allí trabajan, dándolo todo día a día por unos bebés que, si los viérais pensarías que no salen adelante.

Pero si hay ganas, cuidados y mucho amor, estos bebés prematuros salen adelante y, si dios quiere, sin ningún problema.

Y, según me contaron estas doctoras de prematuros, la experiencia del cangurito les sirvió para implantarlo ahora mismo y han comprobado que la mejoría de estos pequeños es más rápida, comen más, tienen ganas de vivir, cogen mejor y más rápido peso y, en resumidas cuentas, crecen más rápido, están arropados y se sienten queridos que, en el fondo es lo que todos buscamos: algo de contacto físico que, la máquina está muy bien (me refiero a las incubadoras), pero como papá o mamá no hay máquina que lo mejore.

Gracias a todas vosotras por hacernos partícipes de esta experiencia y que, a partir de ahí hayan mejorado las condiciones  de madurez y psíquicas de nuestros hijos. Me refiero a la unidad de neonatología del Hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón, Madrid

Pañales de los bebés prematuros

Si no has tenido bebés prematuros, probablemente no sepas que existen pañales específicos para neonatos prematuros.

Sí, son muy chiquititos, parecen de juguete o de muñeco, pero una vez que se los vas a poner a un bebé pretérmino te das cuenta que les valen e incluso les van grandes ¡¡¡, sí, como lo leéis, a mi pequeñita le iban grandes, le llegaban los pañales a la axila (había que doblárselo al ponerlo).

No todas las marcas, en su momento, cuando nosotros los precisamos los tenían.

Hace un tiempo que, pasando por un centro comercial vimos mi mujer y yo que ya había más marcas que se habían apuntado al carro de la fabricación de pañales especiales para bebés prematuros.

Son más caros que el resto (y eso que tienen menos relleno y material), pero, siendo de la talla 0, eran los que necesitábamos.